Blog

Los conceptos de educación, arte y cultura en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018

Por Anel Jiménez

 

La planeación es uno de los medios indispensables para llevar a cabo las tareas que son responsabilidad del Estado. Un primer acercamiento al análisis del funcionamiento de cualquier sector o campo particular es indagar con respecto a las ideas que están detrás de los documentos normativos. Si bien las leyes y la constitución contienen la enunciación de un proyecto de nación a largo plazo, existen documentos concebidos para dirigir acciones en un lapso menor de tiempo. En México es mandato constitucional que el presidente y su equipo de trabajo entreguen un documento guía -denominado Plan Nacional de Desarrollo (PND)- el cual contempla los objetivos y metas a realizar en su administración. La importancia de dicho documento radica en que con base en él se realiza la asignación de presupuesto y a su vez, es la guía para realizar los planes sectoriales que se traducen en líneas de acción, estrategias, y programas públicos. Por esto, la planeación deberá ser en toda ocasión producto de un análisis que detecte las necesidades de la población en materias específicas, las áreas de oportunidad de los procesos y las capacidades de los agentes e instrumentos.

El presente texto indaga con respecto a la concepción de los términos de educación y cultura en el PND y otros documentos para determinar aquellas estrategias y líneas de acción que afectan a la formación artística.

Concepto de educación en la visión sexenal

En el PND se establece como objetivo general “llevar a México a su máximo potencial”, a partir del cual se establecen cinco metas nacionales, entre las que se encuentra en tercer lugar “México con educación de calidad”.

Fig. 1 Esquema del PND

 

La enunciación de esta meta guardó coherencia con respecto a las acciones que se han emprendido desde la Reforma Educativa, que como se sabe, ha sido parte sustancial de la agenda política de la presente administración. La educación se planteó entonces -entre otros criterios- como nacional en tanto que procura la comprensión de nuestros problemas, aprovechamiento de nuestros recursos, la defensa de nuestra independencia política, el aseguramiento de nuestra independencia económica y a la continuidad y acrecentamiento de nuestra cultura1.

 

Por su parte, en el PND se establece que: “un México con Educación de Calidad requiere robustecer el capital humano y formar mujeres y hombres comprometidos con una sociedad más justa y más próspera. El Sistema Educativo Mexicano debe fortalecerse para estar a la altura de las necesidades que un mundo globalizado demanda. Los resultados de las pruebas estandarizadas de logro académico muestran avances que, sin embargo, no son suficientes. La falta de educación es una barrera para el desarrollo productivo del país ya que limita la capacidad de la población para comunicarse de una manera eficiente, trabajar en equipo, resolver problemas, usar efectivamente las tecnologías de la información para adoptar procesos y tecnologías superiores, así como para comprender el entorno en el que vivimos y poder innovar”2.

 

A partir de esto se puede entender que la educación de calidad planteada como meta nacional responde a una necesidad para satisfacer la demanda de capital humano para el trabajo y también de innovación tecnológica. El cambio de rumbo se determinaba a implementar estrategias para ofrecer “mano de obra de calidad”, es decir con ciudadanos mejor preparados para resolver problemas del entorno laboral. Si bien al interior mismo del documento se contemplan otras posibilidades de entender la educación en un aspecto más amplio, tomando en cuenta el desarrollo integral de los ciudadanos (que implican explícitamente los ámbitos intelectual, afectivo, artístico deportivo, y los valores), es el aspecto relacionado con el capital de trabajo el que prevalece vinculado al concepto de educación. Por su lado, la innovación tecnológica se encuentra vinculada a la investigación. Dentro de esta temática los aspectos de cultura y deporte también se encuentran vinculados e integrados en el mismo plan de acción:

“Es preciso hacer del conocimiento un activo que sea palanca para lograr el progreso individual y colectivo, que permita conducir al país hacia una nueva etapa de desarrollo sustentada en una economía y en una sociedad más incluyentes. Para lograrlo se requiere una política que articule la educación, la cultura y el deporte con el conocimiento científico, el desarrollo tecnológico y la innovación”3.

Ausencia del término arte en el PND

En contraposición con lo que sucede con el término de cultura, el término arte o artístico aparece pocas veces mencionado en el PND (una de las menciones se ha transcrito en el apartado anterior) y para referirse de manera específica al mencionar industrias artísticas o eventos artísticos, dentro del rubro dedicado a la cultura. La concepción de formación artística no aparece mencionado en el documento en cuestión, lo que indica que esta actividad no significó, en ese momento, un punto de interés en la agenda política de la administración.

Concepto de cultura en el PND

Lo más cercano a una concepción de manifestaciones artísticas se encuentra implicado en el concepto de cultura, el cual ha sido difícil de determinar en documentos normativos en el contexto de México, dado que este concepto siempre se ha utilizado en múltiples sentidos: se habla de una cultura que nos une como nación, pero al mismo tiempo expresa rasgos específicos de otras poblaciones (es común que el concepto de cultura se ligue a las llamadas comunidades indígenas). También es común encontrar que se utilice el término para referirse a disposiciones, interiorizaciones o aprendizajes ligados a un campo determinado, de esta manera se habla reiteradamente de una cultura democrática, una cultura del deporte o cultura de la evaluación para dar un ejemplo. El carácter multívoco del término prevalece también en el Plan Nacional de Desarrollo: el término aparece en múltiples ocasiones ligado a diferentes ámbitos, lo cual dificulta la tarea de determinar una concepción de cultura desde el ámbito institucional. No existe una meta relacionada de manera específica con la cuestión cultural, pero este rubro se supedita a la cuestión de la educación:

Las ofertas cultural y deportiva son un medio valioso e imprescindible para consolidar una educación integral. Una sociedad culturalmente desarrollada tendrá una mayor capacidad para entender su entorno y estará mejor capacitada para identificar oportunidades de desarrollo. Por su parte, miembros de una sociedad con cultura deportiva desarrollan capacidades de liderazgo, competencia y habilidades sociales que mejoran el bienestar y el nivel de plenitud del individuo4

Aunque se afirme que la oferta cultural sea un medio valioso para la educación integral, no se especifica qué se entiende por la misma, aunque más adelante se agrega un conteo de zonas arqueológicas, museos y bibliotecas públicas. Se menciona también que la cultura debe llegar a más mexicanos y ser capaz de integrar el uso de las tecnologías de la información para lograr una difusión eficaz.

Observaciones a partir del análisis del PND

La estructura y redacción de los ámbitos relacionados con la educación y la cultura en el PND dan cuenta de una ausencia de claridad conceptual en estos rubros, factor que ha sido determinante a la hora de aplicar acciones relacionada a ellos. En dicho documento no se abordan las problemáticas relacionadas a la cultura ni al arte, y se abordan como aspectos ligados a la educación.

Hay que mencionar que la caracterización de la educación da pie a tomar en consideración solamente en su aspecto obligatorio.

 

Fig.2 Indicadores correspondientes a la meta “México con Educación de calidad”

 

 

Por último, un aspecto muy significativo es que en el PND no se contemplan más que dos indicadores para la meta de “Educación de calidad”, en la que también el aspecto cultural se encuentra incluido. Los indicadores se refieren a la llamada prueba enlace y a la eficiencia terminal del Sistema Educativo Nacional. El único indicador que propiamente estaría ligado a la cuestión de la formación artística es el segundo, que da cuenta únicamente del número de egresados de los diferentes niveles educativos.

 

NOTAS

1 Véase: Poder ejecutivo Federal. Decreto por el que se reforman los artículos 3o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Diario oficial de la Federación. 26 de febrero de 2013. Enmienda del artículo 3, fracción II, inciso b.

2 Poder Ejecutivo Federal. Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. Disponible en: www.pnd.gob.mx. Acceso en mayo de 2017.

3 Poder Ejecutivo Federal. Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. Disponible en: www.pnd.gob.mx. Acceso en mayo de 2017.

4 Poder Ejecutivo Federal. Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. Disponible en: www.pnd.gob.mx. Acceso en mayo de 2017.

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar